Please select a hotel.

Descubrir Praga

Una mágica y misteriosa ciudad como Praga se merece que pase algo de tiempo descubriéndola. Tome un tranvía rojo a través de las callejuelas angostas, dejando a su paso las casas en tonos pastel. Deténgase en un típico restaurante para disfrutar de una brocheta de pollo con patatas rellenas de crema preparadas en papel de estraza, o un goulash con knedliky (dumplings) acompañado de una cerveza Bernard. 

Visite el museo dedicado a Smetana, el museo de juguetes antiguos y la catedral de St. Vitus; compre una libreta en el Callejón del Oro (Zlatá ulička). Disfrute del mágico tañido del Reloj astronómico medieval o de un concierto en la Iglesia de San Nicolás.

Por la noche, tome el funicular hasta los jardines de Petřín, en la colina más elevada de la ciudad. Desde aquí podrá disfrutar de una vista espectacular de la Ciudad Vieja, la Ciudad Nueva, la Ciudad Pequeña, el Castillo, el río Moldava, el Puente de Carlos que une la isla Kampa, con su “Pequeña Venecia” en el centro.